Herpes Genital

¿Qué es el herpes genital?

El herpes genital es una ETS causada por dos tipos de virus. Estos virus se llaman herpes simple del tipo 1 y herpes simple del tipo 2. El herpes genital es la causa más frecuente de úlceras genitales.

¿Qué tan común es el herpes genital?

El herpes genital es común aproximadamente una de cada seis personas entre 14 y 49 años tiene herpes genital.

¿Cómo se propaga el herpes genital?

Usted puede contraer herpes al tener relaciones sexuales orales, vaginales o anales con una persona que tenga la enfermedad.

El líquido que se encuentra en la llaga del herpes contiene el virus y el contacto con ese líquido puede causar la infección. Usted también puede contraer el herpes de una pareja sexual infectada que no tenga llagas visibles o que no sepa que está infectada, ya que el virus puede liberarse mediante la piel y propagar la infección a su pareja sexual o parejas sexuales. Una vez infectado, el virus se acantona en el tejido nervioso y la infección persiste de por vida. La clínica de la infección incluye tres síndromes diferentes:

  • Primer episodio primario: es la infección inicial en un sujeto que nunca ha estado en contacto con el virus. Tiene una duración de 15 días y se manifiesta como múltiples lesiones vesiculosas (con contenido líquido en su interior), agrupadas y muy dolorosas, en la zona genital. También hay escozor al orinar y adenopatías regionales dolorosas.
  • Primer episodio no primario: primer episodio de virus del herpes simple tipo 2 en un paciente que ya ha estado en contacto previamente con el virus del herpes simple tipo 1. Puesto que el paciente tiene anticuerpos, los síntomas van a ser más leves que en el caso anterior.
  • Episodios recurrentes: son síntomas más leves que el episodio primario, y a menudo van precedidos de síntomas neurológicos en esa zona unos días antes, como por ejemplo sensación de hormigueo y picor.

¿Cómo puedo evitar contraer el herpes?

Usted puede protegerse contra el contagio del herpes si:

  • No tiene relaciones sexuales;
  • Tiene una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ETS
  • Usa condones de látex y diques dentales en forma correcta cada vez que tiene relaciones sexuales.

Los síntomas del herpes pueden presentarse en las áreas genitales del hombre y de la mujer que se hayan cubierto con un condón de látex. Sin embargo, los brotes también pueden ocurrir en áreas que no se hayan cubierto por un condón, por lo tanto, es posible que los condones no lo protejan completamente del herpes.

Estoy embarazada. ¿Cómo podría el herpes genital afectar a mi bebé?

Si está embarazada y tiene herpes genital, es aún más importante que usted vaya a sus citas de atención médica prenatales. Debe informarle a su médico si alguna vez ha tenido síntomas, ha estado expuesta o ha recibido un diagnóstico de herpes genital. Algunas veces la infección por herpes genital puede provocar abortos espontáneos. También puede hacer que tenga mayor probabilidad de que su bebé nazca mucho antes. Usted puede pasarle la infección por herpes a su bebé en gestación y puede causarle una infección potencialmente mortal (herpes en el neonato). Es importante que usted evite contraer el herpes durante el embarazo.

Si está embarazada y tiene herpes genital, es posible que le ofrezcan medicamentos para el herpes hacia el final de su embarazo para reducir su riesgo de tener síntomas y de pasarle la enfermedad a su bebé. En el momento del parto, su médico debe examinarla atentamente para determinar si hay síntomas presentes. Si tiene síntomas del herpes durante el parto, por lo general se realiza una cesárea.

¿Cómo sé si tengo herpes genital?

La mayoría de las personas que tiene herpes no presenta síntomas o si los presenta son muy leves. Es posible que no se dé cuenta de los síntomas leves o que los confunda con otra afección de la piel como un grano o pelo encarnado. Es por esto que la mayoría de las personas que tienen herpes no lo saben.

Las llagas del herpes genital, por lo general, se ven como una o más ampollas en los genitales, el recto o la boca. Las ampollas se abren y dejan llagas dolorosas que pueden tardar semanas en curarse. A estos síntomas a veces se los llaman "brotes". La primera vez que una persona tiene un brote es probable que también presente síntomas similares a los de la influenza (gripe) como fiebre, dolores corporales e inflamación de glándulas.

Es común que los brotes de herpes genital se repitan, en especial durante el primer año después de la infección. Los siguientes brotes generalmente duran menos tiempo y son menos graves que el primer brote. Aunque la infección puede permanecer en el cuerpo por el resto de su vida, la cantidad de brotes tiende a disminuir con los años.

Debe hacerse revisar por un médico, si nota cualquiera de estos síntomas o si su pareja tiene una ETS o síntomas de una ETS, como una llaga inusual, secreción con olor, ardor al orinar o específicamente en las mujeres, sangrado entre periodos.

¿Cómo sabrá mi médico si tengo herpes?

Muchas veces su proveedor de atención médica puede diagnosticar herpes genital simplemente con mirar los síntomas. Los proveedores de atención médica también pueden tomar una muestra de la llaga y hacerle una prueba. Hable con su proveedor de atención médica de manera honesta y abierta y pregúntele si debe hacerse la prueba de detección del herpes o de otras ETS.

¿Se puede curar el herpes?

No existe una cura para el herpes. No obstante, existen medicamentos que pueden prevenir o disminuir la duración de los brotes. Uno de estos medicamentos para el herpes puede tomarse todos los días y reduce la probabilidad de que usted le pase la infección a su pareja sexual o parejas sexuales.

¿Qué pasa si no recibo tratamiento?

El herpes genital puede causar llagas genitales dolorosas y puede ser grave en personas con el sistema inmunitario deprimido. Si se toca las llagas o toca el líquido de estas, puede pasar el herpes a otras partes del su cuerpo, como a los ojos. No se toque las llagas ni toque el líquido para evitar propagar el herpes a otra parte del cuerpo. Si se toca las llagas o toca el líquido, lávese bien las manos inmediatamente para evitar propagar su infección.

Algunas personas que contraen el herpes genital sienten preocupación sobre cómo afectará su salud general, su vida sexual y sus relaciones. Es aconsejable que hable con un proveedor de atención médica acerca de estas preocupaciones, pero también es importante saber que aunque el herpes no tenga cura es una afección controlable. Como el diagnóstico del herpes genital puede afectar cómo se siente sobre las relaciones sexuales existentes o futuras, es importante saber cómo hablar con sus parejas sexuales sobre las ETS.

Si está embarazada, pueden producirse problemas para usted y su bebé en gestación. Vea la información anterior sobre el tema "Estoy embarazada. ¿Cómo podría el herpes genital afectar a mi bebé?"

¿Puedo aún tener relaciones sexuales si tengo herpes?

Si tiene herpes, debe decirle a su pareja sexual y dejarle saber que tiene esta afección y el riesgo que implica. Usar condones puede ayudar a disminuir este riesgo, pero el riesgo no desaparecerá por completo. No tener otras llagas u otros síntomas de herpes también puede disminuir el riesgo, pero no completamente. Incluso si no tiene ningún síntoma puede aún infectar a sus parejas sexuales.

¿Cuál es la relación entre el herpes genital y el VIH?

El herpes genital puede causar llagas o cortes en la piel o en el recubrimiento interno de la boca, la vagina y el recto. Las llagas genitales causadas por el herpes pueden sangrar fácilmente. Cuando las llagas entran en contacto con la boca, la vagina o el recto durante las relaciones sexuales aumentan el riesgo de transmitir o contraer el VIH si su pareja sexual o parejas sexuales tienen el VIH.

¿Cuál es la relación entre el herpes genital y el herpes oral (herpes labial en la boca)?

El herpes oral (como el herpes labial o herpes bucal en la boca o su alrededor) es, por lo general, causado por el virus del herpes simple del tipo 1 (VHS-1). La mayoría de las personas se infectan por el VHS-1 durante la infancia a través de un contacto no sexual. Por ejemplo, las personas se pueden infectar con el beso de un pariente o amigo que tenga herpes oral. Más de la mitad de la población de los EE. UU. tiene el VHS-1, aunque no muestren signos ni síntomas. El VHS-1 también puede propagarse de la boca a los genitales a través de las relaciones sexuales orales. Esta es la razón por la cual algunos casos de herpes genital son causados por el VHS-1.


Clamidia

¿Qué es la infección por clamidia?

La infección por clamidia es una ETS común que puede infectar tanto a los hombres como a las mujeres. Puede causar daños graves y permanentes en el aparato reproductor de una mujer y hacer más difícil o imposible que quede embarazada en el futuro. La infección por clamidia también puede provocar un embarazo ectópico (embarazo que ocurre fuera del útero) que puede ser mortal.

Chlamydia trachomatis es una bacteria de pequeño tamaño cuya infección constituye la enfermedad de transmisión sexual más frecuente en los países industrializados, y probablemente a nivel mundial. Hay distintos serotipos dentro de las Chlamydias trachomatis, que son los responsables de tres grandes grupos de infecciones: el linfogranuloma venéreo, el tracoma endémico y las infecciones genitales y perinatales.

¿Cómo se propaga la infección por clamidia?

Usted puede contraer la infección por clamidia al tener relaciones sexuales anales, vaginales u orales con una persona que tenga esta infección.

Si su pareja sexual es hombre, usted puede contraer la infección por clamidia aunque él no eyacule (acabe).

Si ya ha tenido la infección por clamidia y recibió tratamiento en el pasado, usted puede todavía volver a infectarse si tiene relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.

Si está embarazada, usted puede transmitírsela a su bebé durante el parto.

¿Cómo puedo evitar contraer la infección por clamidia?

Usted puede protegerse de contraer la infección por clamidia si:

  • No tiene relaciones sexuales;
  • Tiene una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ETS;
  • Usa condones de látex y diques dentales en forma correcta cada vez que tiene relaciones sexuales.

¿Tengo riesgo de contraer la infección por clamidia?

Cualquier persona que tenga relaciones sexuales puede contraer la infección por clamidia mediante relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin protección. No obstante, las personas jóvenes sexualmente activas tienen mayor riesgo de contraer esta infección. Esto se debe a factores conductuales y biológicos comunes entre las personas jóvenes. Los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres también corren riesgo debido a que la infección por clamidia puede propagarse mediante las relaciones sexuales orales y anales.

Hable con su proveedor de atención médica de manera honesta y abierta y pregúntele si debe hacerse la prueba de detección de la clamidia o de otras ETS. Si es una mujer sexualmente activa menor de 25 años, o una mujer mayor con factores de riesgo —como el tener una nueva pareja sexual o múltiples parejas sexuales, o una pareja sexual con una infección de transmisión sexual—, debe hacerse una prueba de detección de la clamidia todos los años. Los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y las mujeres embarazadas también deben hacerse la prueba de detección de la clamidia.

Estoy embarazada. ¿Cómo afecta a mi bebé la infección por clamidia?

Si está embarazada y tiene la infección por clamidia, puede transmitírsela a su bebé durante el parto. Esto podría causar una infección en los ojos o neumonía en el recién nacido. Tener la infección por clamidia puede también aumentar su probabilidad de dar a luz a su bebé de manera prematura.

Si está embarazada, usted debe hacerse la prueba de detección de la clamidia en su primera visita prenatal. Las pruebas y los tratamientos son las mejores maneras de prevenir problemas de salud.

¿Cómo sé si tengo la infección por clamidia?

La mayoría de las personas que tienen la infección por clamidia no presentan síntomas. Si usted presenta síntomas, es posible que no aparezcan por varias semanas después de que haya tenido relaciones sexuales con una persona infectada. Incluso cuando no causa síntomas, la infección por clamidia puede dañar su aparato reproductor.

Las mujeres con síntomas podrían notar los siguientes:

  • Secreción vaginal anormal;
  • Sensación de ardor al orinar.
  • Los síntomas en los hombres pueden ser los siguientes:
  • Secreción del pene
  • Sensación de ardor al orinar;
  • Dolor e inflamación de uno o ambos testículos (aunque esto es menos común).

Los hombres y las mujeres también pueden infectarse por clamidia en el recto, ya sea mediante las relaciones sexuales anales receptivas o la propagación desde otra parte infectada (como la vagina). Aunque por lo general estas infecciones no causan síntomas, pueden provocar:

  • Dolor en el recto
  • Secreciones
  • Sangrado.

Debe hacerse revisar por un médico si nota cualquiera de estos síntomas o si su pareja tiene una ETS o síntomas de una ETS, como dolor inusual, secreción con olor, ardor al orinar o sangrado entre periodos.

¿Cómo sabrá mi médico si tengo la infección por clamidia?

Existen pruebas de laboratorio para diagnosticar la infección por clamidia. Es posible que su proveedor de atención médica le pida una muestra de orina o use (o le pida que use) un hisopo para obtener una muestra de las secreciones de su vagina para hacerle una prueba para detectar la clamidia.

¿La infección por clamidia se puede curar?

Sí, la infección por clamidia se puede curar con el tratamiento correcto. Es importante que tome todos los medicamentos que su médico le recete para curar su infección. Cuando se toman de manera adecuada, detienen la infección y pueden disminuir su probabilidad de tener complicaciones en el futuro. Los medicamentos contra la infección por clamidia no se deben compartir con nadie.

La recurrencia de la infección por clamidia es común. Debe volver a hacerse la prueba unos tres meses después del tratamiento, incluso si su pareja sexual o parejas sexuales recibieron tratamiento.

¿Qué pasa si no recibo tratamiento?

A menudo, el daño que inicialmente causa la clamidia pasa desapercibido. Sin embargo, la infección por clamidia puede causar problemas de salud graves.

Si usted es mujer, la infección por clamidia que no se trata puede propagarse al útero y a las trompas de Falopio (los conductos que transportan los óvulos fecundados desde los ovarios hasta el útero), y causar enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). La enfermedad inflamatoria pélvica por lo general no presenta síntomas; sin embargo, algunas mujeres pueden tener dolor abdominal y pélvico. Aun cuando no cause síntomas iniciales, la enfermedad inflamatoria pélvica puede causar daño permanente al aparato reproductor y dolor pélvico crónico, imposibilidad de quedar embarazada y embarazo ectópico (embarazo fuera del útero) que puede causar la muerte.

Los hombres raramente tienen problemas de salud asociados a la infección por clamidia. En ocasiones, la infección se propaga al conducto que transporta el semen desde los testículos, lo cual causa dolor y fiebre. La clamidia, en muy pocos casos, puede causar que un hombre no pueda tener hijos.

Recibí tratamiento contra la infección por clamidia. ¿Cuándo puedo tener relaciones sexuales nuevamente?

Usted no debe tener relaciones sexuales de nuevo hasta que usted y su pareja sexual o sus parejas sexuales hayan completado el tratamiento. Si su médico le recetó un medicamento de una sola dosis, deberá esperar siete días después de haberlo tomado, antes de volver a tener relaciones sexuales. Si su médico le recetó un medicamento que debe tomar durante siete días, deberá esperar a terminar todas las dosis antes de tener relaciones sexuales.

Gonorrea

¿Qué es la gonorrea?

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que puede infectar tanto a los hombres como a las mujeres. Puede causar infecciones en los genitales, el recto y la garganta. Es una infección muy común, especialmente en las personas jóvenes de 15 a 24 años. Se produce por la infección de una bacteria llamada Neisseriagonorrhoeae.

El periodo de incubación, es decir, el tiempo que pasa desde que se entra en contacto con la bacteria hasta la aparición de los síntomas es de 2-5 días.

¿Cómo se transmite la gonorrea?

Usted puede contraer gonorrea al tener relaciones sexuales anales, vaginales y orales con una persona que tenga esta enfermedad.

Una mujer embarazada con gonorrea puede transmitírsela a su bebé durante el parto.

¿Cómo puedo evitar contraer gonorrea?

Usted puede evitar contraer gonorrea si:

  • No tiene relaciones sexuales
  • Tiene una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ets
  • Usa condones de látex y diques dentales en forma correcta cada vez que tiene relaciones sexuales.

¿Tengo riesgo de contraer gonorrea?

Cualquier persona que tenga relaciones sexuales puede contraer gonorrea mediante las relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin protección.

Si usted es sexualmente activo, hable con su proveedor de atención médica de manera honesta y abierta, y pregúntele si debe hacerse la prueba de detección de la gonorrea o de otras ETS. Si es una mujer sexualmente activa menor de 25 años, o una mujer mayor con factores de riesgo —como el tener una nueva pareja sexual o múltiples parejas sexuales, o una pareja sexual con una infección de transmisión sexual—, debe hacerse una prueba de detección de la gonorrea todos los años. Si usted es un hombre sexualmente activo, homosexual, bisexual o tiene relaciones con hombres y es sexualmente activo, debe hacerse la prueba de detección de la gonorrea anualmente.

Estoy embarazada. ¿Cómo afecta a mi bebé la gonorrea?

Si está embarazada y tiene gonorrea, puede transmitirle la infección a su bebé durante el parto. Esto puede causarle problemas graves de salud a su bebé. Si está embarazada, es importante que hable con su proveedor de atención médica para que le hagan los exámenes físicos y las pruebas adecuadas y reciba el tratamiento correcto, según sea necesario. Tratar la gonorrea lo antes posible disminuirá las probabilidades de que su bebé tenga complicaciones de salud.

¿Cómo sé si tengo gonorrea?

Es posible que algunos hombres con gonorrea no presenten ningún síntoma. Sin embargo, los hombres que presentan síntomas pueden tener:

  • Sensación de ardor al orinar
  • Secreción de color blanco, amarillo o verde del pene
  • Dolor o inflamación en los testículos (aunque esto es menos común).

La mayoría de las mujeres con gonorrea no tienen síntomas. Incluso cuando tienen síntomas, por lo general, son leves y se pueden confundir con los síntomas de una infección vaginal o de la vejiga. Las mujeres con gonorrea corren el riesgo de tener complicaciones graves por la infección, aun cuando no presenten ningún síntoma.

Los síntomas en las mujeres pueden ser los siguientes:

  • Dolor o sensación de ardor al orinar
  • Aumento de la secreción vaginal
  • Sangrado vaginal entre periodos.

Las infecciones del recto pueden no causar síntomas tanto en los hombres como en las mujeres o pueden causarles los siguientes:

  • Secreciones
  • Picazón anal
  • Dolores
  • Sangrado
  • Dolor al defecar.

Debe hacerse revisar por un médico si nota cualquiera de estos síntomas o si su pareja tiene una ETS o síntomas de una ETS, como dolor inusual, secreción con olor, ardor al orinar o sangrado entre periodos.

¿Cómo sabrá mi médico si tengo gonorrea?

En las mayorías de los casos, se puede utilizar una muestra de orina para detectar la gonorrea. Sin embargo, si usted ha tenido relaciones sexuales orales o anales, se puede usar un hisopo para obtener muestras de la garganta o del recto. En algunos casos, se deben tomar muestras de la uretra del hombre (canal urinario) o del cuello uterino de la mujer (la abertura de la matriz) con un hisopo.

¿Se puede curar la gonorrea?

Sí, la gonorrea se puede curar con el tratamiento correcto. Es importante que tome todos los medicamentos que su médico le recete para curar su infección. Los medicamentos contra la gonorrea no se deben compartir con nadie. Si bien los medicamentos detendrán la infección, no repararán ninguna lesión permanente que haya causado la enfermedad.

Es cada vez más difícil tratar algunos casos de gonorrea debido a que las cepas de gonorrea resistentes a los medicamentos están aumentando. Si sus síntomas continúan por más de unos días después del tratamiento, debe regresar a su proveedor de atención médica para que le hagan otro chequeo.

Recibí tratamiento contra la gonorrea. ¿Cuándo puedo tener relaciones sexuales nuevamente?

Debe esperar siete días después de terminar todos los medicamentos antes de tener relaciones sexuales. Para evitar que se infecte de gonorrea nuevamente o que se la transmita a su pareja sexual o sus parejas sexuales, debe evitar tener relaciones sexuales hasta que cada persona haya completado el tratamiento. Si usted ya ha tenido gonorrea y tomó medicamentos en el pasado, todavía se puede infectar nuevamente si tiene relaciones sexuales sin protección con una persona que tenga gonorrea.

¿Qué pasa si no recibo tratamiento?

Cuando la gonorrea no se trata, puede ocasionar problemas de salud graves y permanentes tanto en los hombres como en las mujeres.

En las mujeres, la gonorrea sin tratar puede causar la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). Algunas de las complicaciones de la EIP son las siguientes:

  • Formación de tejido cicatricial que obstruye las trompas de Falopio;
  • Embarazo ectópico (embarazo afuera del útero);
  • Infertilidad (incapacidad para quedar embarazada);
  • Dolor pélvico o abdominal crónico.

En los hombres, la gonorrea puede causar una afección dolorosa en los conductos de los testículos. En casos muy poco comunes, esto puede causarle a un hombre infertilidad o hacer que no pueda tener hijos.

La gonorrea que no se trata puede también rara vez propagarse a la sangre o las articulaciones. Esta afección puede ser mortal.

Sífilis

¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una ETS que puede causar complicaciones a largo plazo o la muerte, si no se trata de manera adecuada. La sífilis o lúes es transmitida por una bacteria llamada Treponema pallidum. En esta enfermedad destaca la alternancia de periodos en los que las manifestaciones clínicas son llamativas, con periodos de latencia en los que la enfermedad solo es detectable mediante pruebas sanguíneas.

Los síntomas en los adultos se dividen en fases. Estas fases son sífilis primaria, secundaria, latente y avanzada.

Fases y síntomas de la sífilis

Sífilis primaria
La lesión característica es el chancro. Se trata de una herida en forma de úlcera, rojiza, de fondo limpio, indurada, redondeada e indolora, que aparece en los genitales externos, pero a veces también puede aparecer en la vagina, en el cuello del útero o en la región anal. Esta lesión se acompaña de adenopatías regionales (ganglios inflamados), que son bilaterales, duras, indoloras y móviles.

Sífilis secundaria
Aparece entre seis semanas y seis meses tras la lesión primaria y es consecuencia de la diseminación de la bacteria. Lo más habitual es que se presente como una erupción cutánea generalizada sin picor y que también afecta a las palmas de las manos y a las plantas de los pies. También puede haber fiebre, malestar general, adenopatías generalizadas, condilomas planos (son excrecencias verrucosas en los genitales), placas de alopecia parcheada, etcétera.

Sífilis latente
En este periodo no aparecen síntomas, pero sí se puede detectar la infección mediante análisis específicos. Puede durar años o toda la vida. Se divide en sífilis latente precoz (primer año tras la infección) y sífilis latente tardía (pasado el primer año tras la infección; generalmente esta etapa ya no es infecciosa).

Sífilis terciaria
Es poco frecuente actualmente debido al tratamiento antibiótico de las otras fases. Este estadio incluye una forma benigna de afectación de piel, huesos y vísceras por la presencia de lesiones granulomatosas (los llamados gomas sifilíticos), y una forma de afectación más grave que se caracteriza por afectación vascular (sobre todo a nivel de la aorta) y afectación neurológica (neurosífilis).

¿Cómo se propaga la sífilis?

Usted puede contraer sífilis mediante el contacto directo con una llaga de sífilis durante las relaciones sexuales anales, vaginales u orales. Las llagas se pueden encontrar en el pene, la vagina, el ano, el recto o los labios y la boca. La sífilis también puede propagarse de una madre infectada a su bebé en gestación.

¿Cómo se ve la sífilis?

A la sífilis se la llama “la gran imitadora” porque tiene muchísimos síntomas posibles y muchos de estos se parecen a los síntomas de otras enfermedades. La llaga de sífilis que aparece justo después de infectarse por primera vez no produce dolor y puede confundirse con un pelo encarnado, una cortadura con un cierre u otro golpe que no parece dañino. El sarpullido que aparece en el cuerpo durante la segunda fase de la sífilis y que no produce picazón se puede producir en las palmas de las manos y las plantas de los pies, por todo el cuerpo o solo en algunas partes. La sífilis también puede afectar los ojos y causar ceguera permanente. Esto se llama sífilis ocular. Usted podría estar infectado por la sífilis y tener síntomas muy leves o no presentar ningún síntoma.

¿Cómo puedo evitar contraer la sífilis?

La única manera de evitar las ETS es no tener relaciones sexuales vaginales, anales ni orales. Si usted es sexualmente activo, puede hacer las siguientes cosas para disminuir las probabilidades de contraer la sífilis:

  • Tener una relación mutuamente monógama a largo plazo con una persona que se haya hecho pruebas y haya tenido resultados negativos para las ETS.
  • Usar condones de látex de manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales. Los condones previenen la transmisión de la sífilis al evitar el contacto con las llagas, pero a veces, las llagas pueden estar en áreas que el condón no cubre. La sífilis todavía se puede transmitir al tener contacto con estas llagas.

¿Tengo riesgo de sífilis?

Cualquier persona sexualmente activa puede contraer sífilis mediante las relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin protección. Hable con su proveedor de atención médica de manera honesta y abierta y pregúntele si debe hacerse la prueba de detección de sífilis o de otras ETS. Usted debe hacerse la prueba de sífilis con regularidad si está embarazada, es un hombre que tiene relaciones sexuales con hombres, tiene la infección por el VIH o una pareja que tuvo un resultado positivo a la prueba de sífilis.

Estoy embarazada. ¿Cómo afecta la sífilis a mi bebé?

Si está embarazada y tiene sífilis, puede transmitirle la infección a su bebé en gestación. Tener sífilis puede causar que su bebé nazca con bajo peso. También puede hacer que tenga mayor probabilidad de que su bebé nazca mucho antes o de tener un mortinato (un bebé que nace muerto). Para proteger a su bebé usted debe hacerse la prueba de sífilis durante el embarazo y en el momento del parto, si el resultado es positivo debe recibir tratamiento de inmediato.

Los bebés infectados pueden nacer sin los signos o síntomas de la enfermedad. Sin embargo, si no es sometido a tratamiento de inmediato, el bebé puede presentar graves problemas al cabo de unas cuantas semanas. Los bebés que no reciben tratamiento pueden tener muchos problemas de salud como cataratas, sordera o convulsiones y pueden morir.

¿Cómo sé si tengo sífilis?

Los síntomas en los adultos se dividen en fases.

Fase primaria:
Durante la primera fase (primaria) de la sífilis, es posible que note una única llaga, pero que haya muchas. La llaga aparece en el sitio por donde la sífilis entró al cuerpo. Por lo general, la llaga es firme, redonda y no causa dolor. Debido a que la llaga no causa dolor es posible que pase desapercibida. Las llagas duran de 3 a 6 semanas y se curan independientemente de que reciba tratamiento o no. Aunque las llagas desaparezcan, usted aún debe recibir tratamiento para que su infección no pase a la fase secundaria.

Fase secundaria:
Durante la fase secundaria, es posible que tenga erupciones en la piel o llagas en la boca, la vagina o el ano (también llamadas lesiones de la membrana mucosa). Esta fase suele comenzar con la aparición de una erupción en una o más áreas del cuerpo. Las erupciones pueden aparecer cuando la llaga primaria se está curando o varias semanas después de que se haya curado. Esta erupción puede tomar el aspecto de puntos duros, de color rojo o marrón rojizo en la palma de las manos o en la planta de los pies. La erupción por lo general no pica y a veces es tan poco visible que es posible que ni se dé cuenta de que la tiene. Otros síntomas que es posible que tenga pueden incluir fiebre, inflamación de las glándulas linfáticas, dolor de garganta, pérdida parcial del cabello, dolores de cabeza, pérdida de peso, dolor muscular y fatiga (sentirse muy cansado). Los síntomas de esta fase desaparecerán reciba o no tratamiento. Sin el tratamiento adecuado, la infección progresará a una fase latente y posiblemente a las fases más avanzadas de la enfermedad.

Fases latente y avanzada:
La fase latente de la sífilis comienza cuando todos los síntomas que tuvo antes desaparecen. Si no recibió tratamiento, usted puede seguir teniendo sífilis en su cuerpo por años sin presentar ningún signo o síntoma. La mayoría de las personas con sífilis sin tratar no evolucionan a la fase avanzada de esta enfermedad. Sin embargo, cuando esto sucede es muy grave y ocurriría entre 10 a 30 años desde que comenzó su infección. Los síntomas de la fase avanzada de sífilis incluyen dificultad para coordinar los movimientos musculares, parálisis (no poder mover ciertas partes del cuerpo), entumecimiento, ceguera y demencia (trastorno mental). En las fases avanzadas de la sífilis, la enfermedad daña sus órganos internos y puede causar la muerte.

En una infección de sífilis, un caso "temprano" es cuando un paciente ha estado infectado por un año o menos, por ejemplo, la fase primaria y secundaria de la sífilis. Las personas que tienen infecciones de sífilis "tempranas" pueden propagar la infección más fácilmente a sus parejas sexuales. La mayoría de los casos de sífilis temprano ocurren actualmente entre los hombres que tienen sexo con hombres, aunque las mujeres y los bebés en gestación también presentan riesgo de infección.

¿Cómo sabrá mi médico si tengo sífilis?

En la mayoría de los casos, se puede realizar un análisis de sangre para detectar la sífilis. Algunos proveedores de atención médica diagnosticarán sífilis al analizar el líquido de una llaga de sífilis.

¿Se puede curar la sífilis?

Sí, la sífilis se puede curar con los antibióticos correctos que le recetará un proveedor de atención médica. Sin embargo, el tratamiento no revertirá ningún daño que la infección haya ya causado.

He recibido tratamiento. ¿Puedo contraer sífilis nuevamente?

El hecho de que haya tenido sífilis una vez no lo protege de tenerla de nuevo. Aún después de haber sido tratado de manera exitosa, usted puede volver a infectarse. Solamente las pruebas de laboratorio pueden confirmar si tiene sífilis. Se recomiendan las pruebas de seguimiento por un proveedor de atención médica para asegurarse de que su tratamiento haya sido eficaz.

Debido a que las llagas de la sífilis se pueden ocultar en la vagina, el ano, debajo de la piel que recubre el pene o la boca, es posible que no sea evidente si una pareja sexual tiene sífilis. A menos que sepa que sus parejas sexuales han sido evaluadas y tratadas, puede estar en riesgo de contraer sífilis otra vez de una pareja que no haya recibido tratamiento.

Tricomoniasis

¿Qué es la tricomoniasis?

La tricomoniasis (o “tric”) es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) muy común causada por la infección transmitida por el parásito protozoario llamado Trichomonas vaginalis. Los síntomas de la enfermedad pueden variar, y la mayoría de hombres y mujeres que tienen el parásito no saben que están infectados.

¿Qué tan frecuente es la tricomoniasis?

La tricomoniasis es considerada la enfermedad de transmisión sexual curable más común. En los Estados Unidos, se calcula que 3.7 millones de personas tienen esa infección, pero solo alrededor de un 30% presenta algún síntoma. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres y las mayores son más propensas que las jóvenes a tener la infección.

¿Cómo se contrae la tricomoniasis?

Una persona infectada puede transmitirle el parásito a otra persona que no tenga la infección durante las relaciones sexuales. En las mujeres, el área del cuerpo infectada con más frecuencia es la parte baja del aparato genital (la vulva, la vagina o la uretra) y en los hombres es la parte interna del pene (uretra). Durante las relaciones sexuales, el parásito por lo general se transmite del pene a la vagina o de la vagina al pene, pero también se puede transmitir de una vagina a otra. No es frecuente que el parásito infecte otras partes del cuerpo, como las manos, la boca o el ano. No está claro por qué algunas personas con la infección presentan síntomas y otras no, pero probablemente depende de factores como la edad de la persona y su salud en general. Las personas infectadas que no tengan síntomas de todos modos pueden transmitirles la infección a otras.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la tricomoniasis?

Alrededor del 70% de las personas infectadas no presentan signos ni síntomas. Cuando la tricomoniasis causa síntomas, pueden variar entre irritación leve e inflamación grave. Algunas personas presentan los síntomas durante los 5 a 28 días después de haberse infectado, pero otras los presentan mucho más tarde. Los síntomas pueden aparecer y desaparecer.

Los hombres con tricomoniasis pueden sentir picazón o irritación dentro del pene, ardor después de orinar o eyacular, o pueden tener alguna secreción del pene.

Las mujeres con tricomoniasis pueden notar picazón, ardor, enrojecimiento o dolor en los genitales, molestia al orinar, o una secreción clara con un olor inusual que puede ser transparente, blanca, amarillenta o verdosa.

Tener tricomoniasis puede provocar molestias al tener relaciones sexuales. Si no se trata, la infección puede durar meses y hasta años.

¿Cuáles son las complicaciones de la tricomoniasis?

La tricomoniasis puede aumentar el riesgo de contraer o propagar otras infecciones de transmisión sexual. Por ejemplo, puede causar inflamación genital que hace más fácil infectarse con el virus del VIH o transmitírselo a una pareja sexual.

¿Qué efectos tiene la tricomoniasis en una mujer embarazada y en su bebé?

Las mujeres embarazadas que tienen tricomoniasis son más propensas a tener sus bebés antes de tiempo (parto prematuro). Además, los bebés nacidos de madres infectadas tienen más probabilidades de tener bajo peso al nacer, según los parámetros oficiales (menos de 2.5 kg).

¿Cómo se diagnostica la tricomoniasis?

Es imposible diagnosticar la tricomoniasis basándose únicamente en los síntomas. Tanto a los hombres como a las mujeres, el médico de atención primaria u otro proveedor de atención médica tiene que hacerles un examen y una prueba de laboratorio para diagnosticar la tricomoniasis.

¿Cuál es el tratamiento de la tricomoniasis?

La tricomoniasis se puede curar con una sola dosis de un antibiótico recetado (puede ser metronidazol o tinidazol), en pastillas que se pueden tomar por la boca. Las mujeres embarazadas pueden tomar este medicamento. Algunas personas que consuman alcohol durante las 24 horas después de tomar este tipo de antibiótico pueden tener efectos secundarios molestos.

Las personas que hayan sido tratadas por tricomoniasis pueden contraerla de nuevo. Aproximadamente 1 de cada 5 personas se infectan otra vez dentro de los 3 meses después del tratamiento. Para evitarlo, asegúrese de que todas sus parejas sexuales también reciban tratamiento y espere para tener relaciones sexuales nuevamente hasta que todos sus síntomas hayan desaparecido (alrededor de una semana). Hágase examinar otra vez si le vuelven los síntomas.

¿Cómo se puede prevenir la tricomoniasis?

Usar condones de látex correctamente todas las veces que tenga relaciones sexuales le ayudará a reducir el riesgo de contraer o transmitir la tricomoniasis. Sin embargo, los condones no cubren toda el área y es posible contraer o transmitir esta infección incluso cuando se utiliza uno.

La única manera segura de prevenir las infecciones de transmisión sexual es evitar por completo las relaciones sexuales. Otra manera de abordarlo es hablar acerca de esta clase de infecciones antes de tener relaciones sexuales con una nueva pareja, para tomar decisiones fundamentadas acerca del nivel de riesgo con que la persona se siente cómoda en su vida sexual.

Si usted o alguna persona que conozca tiene preguntas acerca de la tricomoniasis o cualquier otra enfermedad de transmisión sexual, especialmente con síntomas como una secreción inusual, ardor al orinar o una úlcera en el área genital, consulte a un proveedor de atención médica para obtener respuestas.

Vaginosis Bacteriana

¿Qué es la vaginosis bacteriana?

La vaginosis bacteriana (VB) es una infección causada por una cantidad excesiva de ciertas bacterias que cambian el equilibrio normal de las bacterias en la vagina.

¿Qué tan común es la vaginosis bacteriana?

La vaginosis bacteriana es la infección vaginal más frecuente en las mujeres de 15 a 44 años.

¿Cómo se propaga la vaginosis bacteriana?

No sabemos qué causa la vaginosis bacteriana ni cómo la contraen algunas mujeres. La vaginosis bacteriana está asociada a un desequilibrio de las bacterias "buenas" y "dañinas" que normalmente se encuentran en la vagina de la mujer.

Lo que sí sabemos es que tener una nueva pareja sexual o múltiples parejas sexuales, y hacerse duchas vaginales pueden alterar el equilibrio de las bacterias en la vagina y poner a las mujeres en mayor riesgo de contraer vaginosis bacteriana.

Sin embargo, no sabemos cómo las relaciones sexuales contribuyen a la vaginosis bacteriana. La vaginosis bacteriana no se considera una ETS, pero tener esta afección puede aumentar su probabilidad de contraer una ETS. La vaginosis bacteriana también puede afectar a las mujeres que nunca han tenido relaciones sexuales.

Las personas no pueden contraer vaginosis bacteriana por el contacto con los asientos del inodoro, la ropa de cama o las piscinas.

¿Cómo puedo evitar contraer vaginosis bacteriana?

Médicos y científicos no saben completamente cómo se propaga la vaginosis bacteriana, y no se conocen mejores maneras de prevenirla.

Las siguientes medidas de prevención básicas pueden ayudar a reducir su riesgo de presentar vaginosis bacteriana:

  • No tener relaciones sexuales.
  • Limitar el número de parejas sexuales.
  • No hacerse duchas vaginales.

Estoy embarazada. ¿Cómo afecta a mi bebé la vagiosis bacteriana?

Las mujeres embarazadas pueden contraer vaginosis bacteriana y si esto sucede, tienen mayor probabilidad de tener bebés prematuros (nacidos antes de tiempo) o con bajo peso al nacer que las mujeres que no tienen vaginosis bacteriana durante el embarazo. Un peso bajo al nacer significa dar a luz a un bebé que pesa menos de 5.5 libras cuando nace.

El tratamiento es de particular importancia para las mujeres embarazadas.

¿Cómo puedo saber si tengo vaginosis bacteriana?

Muchas mujeres con vaginosis bacteriana no presentan síntomas. Si usted tiene síntomas, es posible que note una secreción vaginal blanca o gris y poco espesa, olor, dolor, picazón o ardor en la vagina. Algunas mujeres tienen un fuerte olor a pescado, especialmente después de haber tenido relaciones sexuales. Es posible que también sienta ardor al orinar o picazón en la parte externa de la vagina o ambos síntomas.

¿Cómo sabrá mi médico si tengo vaginosis bacteriana?

El proveedor de atención médica examinará la vagina a fin de detectar signos de vaginosis bacteriana y tomará una muestra de secreciones vaginales para realizar pruebas de laboratorio y determinar si presenta vaginosis bacteriana.

¿La vaginosis bacteriana se puede curar?

La vaginosis bacteriana a veces desaparece sin tratamiento. Pero si usted presenta síntomas de esta afección, debe hacerse examinar y recibir tratamiento. Es importante que tome todos los medicamentos que se le receten, aun si sus síntomas desaparecen. Un proveedor de atención médica puede tratar la vaginosis bacteriana con antibióticos, pero esta puede reaparecer incluso después del tratamiento. El tratamiento también puede reducir su riesgo de contraer una ETS.

Las parejas sexuales masculinas de mujeres a las que se les ha diagnosticado vaginosis bacteriana generalmente no necesitan tratamiento. Sin embargo, la vaginosis bacteriana puede transmitirse entre las parejas sexuales femeninas.

¿Qué pasa si no recibo tratamiento?

La vaginosis bacteriana puede causar algunos problemas de salud graves como los siguientes:

  • Mayor probabilidad de contraer el VIH si tiene relaciones sexuales con una persona infectada por este virus.
  • Si usted tiene el VIH, más probabilidad de transmitir el VIH a su pareja sexual.
  • Si tiene vaginosis bacteriana cuando está embarazada, tendrá mayor probabilidad de dar a luz a su bebé mucho antes de tiempo.
  • Mayor probabilidad de contraer una ETS como clamidia y gonorrea. Estas bacterias a veces pueden provocar la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), lo cual puede hacer que le sea más difícil o imposible tener hijos.

VIH Y ETS

Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH)

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) es uno de los principales problemas de salud mundial y la enfermedad de transmisión sexual más importante. La transmisión del VIH requiere el contacto directo con líquidos corporales o sangre infectada, de forma que la vía más frecuente de transmisión del VIH es la sexual.

Los síntomas de la infección primaria de VIH comienzan una semana después del contagio y el sida se manifiesta entre cinco y ocho años después, aunque con tratamiento puede no llegar a aparecer hasta 20 años después.

Infección primaria: la mayoría de los que se infectan no tiene síntomas iniciales, pero un 30% puede tener dolor de garganta, fiebre, cansancio, dolor de cabeza, adenopatías generalizadas… durante 14 días.

Infección crónica: posteriormente, los pacientes infectados permanecerán sin síntomas durante muchos años, pero el virus sigue replicándose dentro de las células del sistema inmune del paciente, por lo que poco a poco irán disminuyendo sus defensas y aparecerán infecciones, pérdida de peso, lesiones cutáneas, tumores, etcétera.

Diagnóstico del VIH: Se realiza mediante detección de los anticuerpos y detección del virus en sangre.

¿Algunas ETS se asocian al VIH?

Sí. En los Estados Unidos, las personas que contraen sífilis, gonorrea y herpes a menudo también tienen el VIH, o tienen más probabilidades de contraer este virus en el futuro.

¿Por qué tener una ETS me pone en mayor riesgo de contraer el VIH?

Si usted tiene una ETS, tiene más probabilidades de contraer el VIH que una persona que no tiene una enfermedad de transmisión sexual. Esto se debe a que las mismas conductas y circunstancias que lo pueden poner en riesgo de contraer una ETS también lo pueden poner en mayor riesgo de contraer el VIH. Además, si tiene una llaga o herida en la piel causada por una ETS, el VIH podría entrar con más facilidad al cuerpo.

¿Qué actividades me pueden poner en riesgo de contraer tanto enfermedades de transmisión sexual como el VIH?

  • Tener relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin condón;
  • Tener múltiples parejas sexuales;
  • Tener parejas sexuales anónimas;
  • Tener relaciones sexuales bajo la influencia del alcohol o de drogas puede disminuir las inhibiciones y hacer que corra mayores riesgos sexuales.

¿Qué puedo hacer para evitar contraer las ETS y el VIH?

La única manera de evitar las ETS es no tener relaciones sexuales vaginales, anales ni orales. Si usted es sexualmente activo, puede hacer las siguientes cosas para disminuir las probabilidades de contraer una ETS y el VIH:

  • Elija conductas sexuales de menor riesgo.
  • Use condones de manera constante y correcta.
  • Reduzca la cantidad de personas con las que tiene relaciones sexuales.
  • Limite o elimine el consumo de drogas y alcohol antes de tener relaciones sexuales y durante estas.
  • Tenga una conversación honesta y abierta con su proveedor de atención médica y pregúntele si debe hacerse pruebas de detección de ETS y del VIH.
  • Hable con su proveedor de atención médica y averigüe si la profilaxis prexposición (o prep) es una buena opción para usted para prevenir la infección por el VIH.

Si ya tengo el VIH y luego contraigo una ETS, ¿eso pone a mi pareja sexual (o parejas sexuales) en mayor riesgo de contraer el VIH?

Puede que sí. Si usted ya tiene el VIH y luego contrae otra ETS, esto puede poner a sus parejas sexuales VIH negativas en mayor riesgo de contraer el VIH de usted.

Sus parejas sexuales tienen menos probabilidades de contraer el VIH si usted hace lo siguiente:

  • Recibe terapia antirretroviral (TARV). La TARV reduce la cantidad de virus (carga viral) en la sangre y en los líquidos del cuerpo. Si toma los medicamentos de manera constante, la TARV lo puede mantener sano por muchos años y reducir significativamente las probabilidades de que usted les transmita el VIH a sus parejas sexuales.
  • Elige conductas sexuales de menor riesgo.
  • Usa condones de manera constante y correcta.

El riesgo de contraer el VIH también puede reducirse si su pareja recibe profilaxis prexposición (o PrEP) después de hablar de esta alternativa con su proveedor de atención médica y determinar si es adecuada.

¿El tratamiento contra las ETS evitará que contraiga el VIH?

No. Eso no es suficiente.

Si recibe tratamiento contra una ETS, esto ayudará a prevenir las complicaciones de esa afección y evitará que se la transmita a sus parejas sexuales. El tratamiento contra una ETS que no sea el VIH no previene la propagación del VIH.

Si le diagnostican una ETS, hable con su médico acerca de cómo puede protegerse y proteger a su pareja (o parejas) para evitar que se vuelvan a contagiar la misma ETS o que contraigan el VIH.

Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)

¿Qué es la EIP?

La enfermedad inflamatoria pélvica es una infección de los órganos reproductores de una mujer. Es una complicación generalmente causada por algunas ETS, como la clamidia y la gonorrea. Otras infecciones que no son de transmisión sexual también pueden causar la EIP.

¿Cómo se contrae la EIP?

Usted tiene más probabilidades de contraer la EIP si:

  • Tiene una ETS y no se hace tratar.
  • Tiene más de una pareja sexual.
  • Tiene una pareja sexual que tiene relaciones sexuales también con otras personas.
  • Ha tenido la EIP antes.
  • Es sexualmente activa y tiene 25 años o menos.
  • Usa duchas vaginales.
  • Tiene un dispositivo intrauterino (DIU) como método anticonceptivo.

¿Cómo contraen las mujeres la EIP?

Usted puede protegerse de contraer la EIP si:

  • No tiene relaciones sexuales.
  • Tiene una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ets.
  • Usa condones de látex y diques dentales en forma correcta cada vez que tiene relaciones sexuales.

¿Cómo sé si tengo la EIP?

No existen pruebas para detectar la EIP. Generalmente un diagnóstico se basa en la combinación de sus antecedentes médicos, un examen físico y los resultados de otras pruebas. Es posible que no se dé cuenta de que tiene la EIP, si sus síntomas son leves o usted no presenta síntomas. Pero si tiene síntomas, puede ser que note:

  • No tiene relaciones sexuales.
  • Dolor en la parte inferior del abdomen
  • Fiebre
  • Flujo vaginal inusual y con mal olor
  • Dolor o sangrado durante las relaciones sexuales
  • Sensación de ardor al orinar
  • Sangrado entre periodos.

Usted debe:

  • Hacerse examinar por su médico si nota cualquiera de estos síntomas;
  • Ver a un médico de inmediato si cree que usted o sus parejas sexuales tienen o estuvieron expuestas a una ets;
  • Ver a un médico inmediatamente si tiene cualquier síntoma genital como una llaga inusual, flujo vaginal con olor, sensación de ardor al orinar o sangrado entre periodos;
  • Hacerse una prueba de clamidia cada año si es sexualmente activa y tiene 25 años o menos;
  • Hablar con su proveedor de atención médica de manera honesta y abierta si es sexualmente activa y debe también preguntarle si debe hacerse pruebas para detectar otras ets.

¿Se puede curar la EIP?

Sí, la EIP se puede tratar si se diagnostica temprano. No obstante, el tratamiento no revierte ningún daño que ya se haya producido en el sistema reproductor. Mientras más espere para recibir tratamiento, mayor probabilidad tendrá de presentar complicaciones por la EIP. Es posible que mientras esté tomando los antibióticos sus síntomas desaparezcan antes de que la infección esté curada. Debe terminar de tomar todos sus medicamentos, incluso si los síntomas desaparecen. Asegúrese de informarle a sus parejas sexuales recientes para que se hagan la prueba y también reciban tratamiento para las ETS. También es muy importante que usted y su pareja terminen el tratamiento antes de tener cualquier tipo de relaciones sexuales para que no se vuelvan a infectar entre sí.

Usted puede contraer la EIP nuevamente, si se vuelve a infectar con una ETS. Además, si tuvo la EIP antes tiene mayor probabilidad de contraerla nuevamente.

¿Qué pasa si no recibo tratamiento?

Si se diagnostica y se trata de manera temprana, se pueden prevenir las complicaciones de la EIP. Algunas de las complicaciones de la EIP son las siguientes:

  • Formación de tejido cicatricial tanto dentro como fuera de las trompas de Falopio que puede causar obstrucción de las trompas.
  • Embarazo ectópico (embarazo afuera del útero).
  • Infertilidad (incapacidad para quedar embarazada).
  • Dolor pélvico o abdominal crónico.

Verrugas Genitales

¿Qué son las Verrugas genitales?

El Las verrugas genitales o anogenitales (condilomas acuminados, verruga vené-rea, papiloma venéreo) son lesiones benignas de la piel y de las mucosas, que resultan de la proliferación de queratinocitos infectados por el virus del papi-loma humano, predominantemente HPV tipos 6 y 11.

La zona más propensa para la propagación de las verrugas genitales es la zona húmeda del área genital, estás zonas, son más propensas para que crezcan las verrugas y se reproduzcan más rápidamente que en las zonas más secas.

La prevalencia de las verrugas genitales se está incrementando globalmente y está estimada en cerca del 1% de la población sexualmente activa.

Tipos de Verrugas genitales

Hay cuatro tipos de verrugas genitales:

  • Las verrugas genitales planas: que pueden ser pápulas de centro plano, es decir, lesiones que podemos encontrarlas elevadas sobre el nivel de la piel circundante.
  • Las verrugas genitales papulares suaves.
  • Las verrugas genitales blandos o acuminados.
  • Las verrugas genitales queratósicos: que son más duros y callosos.

Todos estos tipos de verrugas genitales pueden aparecer en la vagina, vulva, uretra, cuello del útero, el pene o región anal.

Las verrugas genitales se asocian al cáncer de cuello de útero en el caso de la mujer.

¿Cómo se transmite?

La infección es transmitida por contacto físico ya sea contacto sexual, sexo oral, fómites, o autoinoculación. Actualmente es considerada una ETS (enfermedad de transmisión sexual), especialmente en los jóvenes y en general en la población sexualmente activa. Aunque es muy raro, también se puede transmitir en forma vertical.(madre a hijo por canal del parto )

Se estima que tres meses después del contacto con una persona infectada los dos tercios de las personas desarrollan lesiones

¿Cómo puedo evitar contraerlo?

Usted puede evitar contraer Verrugas genitales si:

  • No tiene relaciones sexuales
  • Tiene una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ets

¿Tengo riesgo de contraer Verrugas genitales?

Cualquier persona que tenga relaciones sexuales puede contraer Verrugas genitales mediante las relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin protección; el condón no protege contra este tipo de virus ya que con el simple rose de las lesiones pude contagiarse así pues las verrugas se encuentran en diferentes partes del cuerpo donde el condón no cubre, base del pene, pubis, ingles, zona perianal, boca.

¿Cómo sé si tengo Verrugas genitales?

Los signos de las verrugas genitales son proliferaciones epidérmicas que se observan como elementos papilomatosos, estas protuberancias de la piel, de color rojizo y con forma de coliflor, sésiles o pediculadas por lo que crecen en conjunto.

Las verrugas genitales producen picor y ardor en la zona genital y perianal. Usualmente se producen en superficies sujetas al trauma del coito tales como el frenillo, el surco de la corona del glande, el prepucio y en labios y horquilla de la vulva. Las anales y perianales suelen ser más frecuentes en hombres homosexuales

Existen personas que tienen más riesgo de contagiarse con las verrugas genitales, son aquellas que mantienen relaciones sexuales sin protección con personas infectadas, o con personas que tienen otro tipo de enfermedad de transmisión sexual.

Generalmente las lesiones son asintomáticas, debe hacerse revisar por un médico si nota cualquiera de estos signos.

¿Cómo sabrá mi médico si tengo Molusco contagioso?

Usualmente el diagnóstico es clínico, el medico observando las lesiones llega al diagnóstico de la enfermedad.

La prueba del ácido acético es sencilla y puede realizarse en el consultorio, con resultados inmediatos. Las lesiones visibles y la zona se cubren con una gasa embebida en ácido acético al 3-5%, durante 5 a 10 minutos, lo que facilita su detección, sobre todo con el colposcopio, aunque el diagnóstico no debe basarse exclusivamente en la observación de lesiones blancas, dado que pueden representar falsos positivo.

La citología y toma de biopsia de la lesión puede ayudar en caso de duda diagnostica, para ello se envía una muestra de verruga al médico histopatologo lo observa en laminilla con ayuda de microscopio observando los cambios histopatológicos.

¿Se puede curar el Molusco contagioso?

Sí, las verrugas genitales se pueden eliminar con el tratamiento correcto.

Recibí tratamiento contra Molusco contagioso. ¿Cuándo puedo tener relaciones sexuales nuevamente?

Después del tratamiento de eliminación de verruga genital se aconseja:

  • Mantener la zona tratada limpia empleando otra toalla para secarte el resto del cuerpo después del baño.
  • No rascarse
  • Lavarse las manos después del contacto en la zona afectada.
  • Aplicar compresas frías en la lesión (alivia), etc.

Para evitar que se infecte de Verrugas genitales nuevamente o que se la transmita a su pareja sexual, debe evitar tener relaciones sexuales hasta que cada persona haya eliminado y no tenga rastros de lesión. Si usted ya ha tenido Verrugas genitales en el pasado, todavía se puede infectar nuevamente si tiene relaciones sexuales con una persona que tenga la enfermedad.

¿Qué pasa si no recibo tratamiento?

Estas lesiones son con frecuencia asintomáticas aunque pueden ocasionar disconfort, incluyendo inflamación, fisuras , prurito y dispareunia , o sangrado. Son percibidas por el paciente como inaceptables cosméticamente y puede causar perturbación psicológica, ansiedad, miedo y pérdida de la autoestima.

Molusco Contagioso

¿Qué es el Molusco contagioso?

El molusco contagioso es una infección viral de la piel y las mucosas, común en niños de edad escolar y pacientes inmuno-comprometidos, aunque recientemente se ha incrementado su aparición en la población sexualmente activa. El virus responsable de esta infección es un Poxvirus de doble cadena, de 200-300 nm de largo, lo cual le da la característica de ser uno de los virus más grandes que afectan a la piel. El molusco contagioso afecta poblaciones de todo el mundo.

¿Cómo se transmite?

La infección es transmitida por contacto físico, fómites, o autoinoculación. Actualmente es considerada una ETS (enfermedad de transmisión sexual), especialmente en los jóvenes y en general en la población sexualmente activa.

Aunque es muy raro, también se puede transmitir en forma vertical.(madre a hijo por canal del parto )

Muchos factores propician la diseminación del molusco como las tinas de baño, albercas, toallas, los deportes de contacto, etc.

El periodo de incubación puede ser variable entre 2 y 8 semanas.

¿Cómo puedo evitar contraerlo?

Usted puede evitar contraer Molusco contagioso si:

  • No tiene relaciones sexuales.
  • Tiene cuidado en cuidado íntimo y lugares públicos.
  • Tiene una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ETS.

¿Tengo riesgo de contraer Molusco contagioso?

Cualquier persona que tenga relaciones sexuales puede contraer Molusco contagioso mediante las relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin protección; el condón no protege contra este tipo de virus ya que con el simple rose de las lesiones pude contagiarse asa pues el molusco contagioso puede estar en diferentes partes del cuerpo donde el condón no cubre, base del pene, pubis, ingles, zona perianal, boa.

¿Cómo sé si tengo Molusco contagioso?

Se presenta como pequeñas pápulas de 1-2 mm, del color de la piel y aspecto “perlado” y “brillante”, en algunas ocasiones puede observarse eritema peri-lesional y umbilicación central, especialmente cuando tiene mayor tamaño.

Se puede observar abscesos secundarios a la manipulación de las lesiones y eccema ‘atópico, lo cual aumenta el riesgo de auto contagio con el rascado. Generalmente las lesiones son asintomáticas. Debe hacerse revisar por un médico si nota cualquiera de estos signos.

¿Cómo sabrá mi médico si tengo Molusco contagioso?

Usualmente el diagnóstico es clínico, el medico observando las lesiones llega al diagnóstico de la enfermedad. La citología y toma de biopsia de la lesión puede ayudar en caso de duda diagnostica, para ello se envía la presencia del cuerpo del molusco conocido como “Henderson-Paterson” y el medico histopatologo lo observa en laminilla con ayuda de microscopio observando los cambios histopatológicos.

¿Se puede curar el Molusco contagioso?

Sí, el Molusco contagioso se puede curar con el tratamiento correcto.

Recibí tratamiento contra Molusco contagioso. ¿Cuándo puedo tener relaciones sexuales nuevamente?

Después del tratamiento del molusco contagioso se aconseja:

  • Mantener la zona afectada limpia empleando otra toalla para secarte el resto del cuerpo después del baño.
  • No rascarse.
  • Lavarse las manos después del contacto en la zona afectada.
  • Aplicar compresas frías en la lesión (alivia), etc.

Para evitar que se infecte de Molusco contagioso nuevamente o que se la transmita a su pareja sexual, debe evitar tener relaciones sexuales hasta que cada persona haya eliminado y no tenga rastros de lesión. Si usted ya ha tenido Molusco contagioso en el pasado, todavía se puede infectar nuevamente si tiene relaciones sexuales con una persona que tenga la enfermedad.

¿Qué pasa si no recibo tratamiento?

Cuando en molusco contagiosos no se trata puede desaparecer espontáneamente en un tiempo de 2 a 5 años.

El molusco contagioso sin embargo produce infiltrado inflamatorio importante en las células de la piel. Al ser un virus de fácil contagio puede acceder a múltiples zonas del cuerpo y agravar la situación extendiéndose desde zonas genitales hasta tronco extremidades, cara y cabeza.